Inicio
BEDA
P.M.G.
Productos
Guía de Plantas
Bibliografía
Contáctanos


Nombre científico: Aesculus hippocastanum

Familia: Hipocastanáceas.

Castaño de Indias: Árbol aducifolio, de hasta 20 m de alto, con la copa muy amplia, tronco grueso, de corteza gris pardusca. Grandes hojas compuestas, palmeadas, y bellas flores blancas manchadas de rosa agrupadas en racimos erectos. Frutos en vainas espinosas.

Su Origen: Árbol común en parques y avenidas de Europa y América. También se encuentra asilvestrado formando parte de bosques en regiones montañosas.

Parte utilizada: La corteza de las ramas jóvenes, y las semillas

Principales constituyentes: Saponósidos triterpénicos como la aescina, flavonoides, pectina, sales minerales, vitamina P y taninos en las semillas. Fitosteroles, taninos, derivados del quercetol en las hojas; taninos, glucósidos como el aesculósido, en la corteza.

Indicaciones: Fragilidad capilar, varices, insuficiencia venosa, hemorroides, tromboflebitis, edemas, epixtaxis, equímosis, metrorragias, dismenorreas, cuperosis, rosacea.

La corteza y las hojas, en diarreas, faringitis, estomatitis, gingivitis. Popularmente también se emplean para el tratamiento de la tos, artritis y reumatismos.

El castaño de Indias contiene una sustancia, la aescina, que sumada a la acción de la vitamina P, favorece un aumento de la resistencia de los capilares, tonifica las venas, lo que explica su acusado efecto antiinflamatorio y vasodilatador. Se considera uno de los mejores remedios naturales para enfrentarse a todo tipo de hemorragias y a estados de congestión venosa como varices, flebitis y hemorroides. Válido para personas propensas a los moratones, sabañones y rojeces en la piel. Es también útil como regulador menstrual. La decocción de corteza ayuda a aplacar la diarrea. En uso tópico puede servir como enjuague para encías sangrantes e inflamadas y faringitis.

Contiene Esculina la cual es un glucósido cumarínico que ejerce una potente acción sobre el sistema venoso y sobre la circulación sanguínea en general. Venotónica: Aumenta en tono de la pared venosa, lo cual determina que las venas se contraigan y que disminuya la congestión sanguínea, especialmente de los miembros inferiores.

Protector capilar: Fortalece las células que forman la pared de los capilares, haciendo que disminuya su permeabilidad, favoreciendo así la desaparición de los edemas e hinchazones.

Saponinas triterpénicas (escina) de acción antiinflamatoria y antiedematosa, abundantes, sobre todo, en las semillas.

Taninos catéquicos, astringentes y antiinflamatorios.

La planta resulta muy útil en todo tipo de trastornos venosos, especialmente: Varices, tromboflebitis, hemorroides  y próstata.

Acción Farmacológica: La escina y esculósido le confieren propiedades venotónicas, aumentando la resistencia capilar. La escina añade propiedades antiinflamatorias y controla la permeabilidad de los vasos, ejerciendo una importante acción antiedematosa. Se trata en conjunto de una acción vitamínica P.

El esculósido reduce el daño producido por los rayos ultravioleta B, por lo que se emplea en loa fabricación de protectores solares.

Los latinos contenidos en la corteza y hojas tienen un efecto astringente.

Los saponósidos facilitan la difusión de otros principios activos cuando se aplican tópicamente.

Contraindicaciones: Tiene moderada toxicidad. Evitar durante el embarazo, la lactancia y por personas que lleven tratamientos con anticoagulantes.

Embarazo, lactancia, niños menores de diez años.

Tratamientos con anticoagulantes.

Efectos Secundarios: Los saponósidos contenidos en los cotiledones de las semillas pueden originar irritación de las mucosas digestivas.

El esculósido puede producir dermatitis de contacto.

Posología:

Uso interno:

  • Decocción: 30 a 50 g de corteza por litro. 250 – 500 mL al día.
  • Infusión (hojas): 30 g por litro. Dos a tres tazas al día.
  • Extracto fluido estabilizado (1:1): 20 a 50 gotas una a tres veces al día.
  • Tintura (1:10): 50 – 100 gotas, una a tres veces al día.
  • Extracto seco (5:1): 200 a 600 mg al día.
  • Solución de extracto seco al 5%: 100 gotas al día.
  • Supositorios, con 20 – 30 mg de extracto seco.

Uso externo:

  • Decocción de corteza, al 5%, en forma de lavados.
  • Pomadas, crema o gel (20% de extracto fluido o glicólico).

Volver